viernes, 22 de abril de 2011

Formación de una planta Espermatofita

Tras la fecundación se origina un zigoto (de zigos, unión) que produce un embrión, el cual origina una planta adulta, transformaciones que ocurren en una serie de etapas:
  1. FORMACIÓN DEL EMBRIÓN: Las células producidas mediante mitosis a partir del zigoto se van diferenciando y originan la radícula y el tallito con la gémula (yema con meristemos apicales del tallo) y los cotiledones (hojas embrionarias), que varian en número según los grupos. Su función es ceder los nutrientes durante el proceso de germinación.  En la radícula también se encuentran los meristemos apicales de la raíz. Una vez formado el embrión, la semilla pierde agua y entra en un período de LATENCIA, hasta que las condiciones sean favorables para germinar.
Semilla
 2. La absorción de agua inicia la GERMINACIÓN de la semilla, momento en el cual el embrión reanuda su crecimiento. Los meristemos apicales de la radícula y la gémula originan los meristemos primarios, que producen el crecimiento primario (en longitud).

El crecimiento secundario (en grosor) es llevado a cabo por meristemos secundarios o laterales, denominados: cambiun vascular (origina nuevo xilema y nuevo floema, secundarios) y cambium suberógeno (origina suber, corcho, y felodermis).






No hay comentarios:

Publicar un comentario